Ofertas del día

Masa calibrada de 5 g. CLASE M1 Certificada ENAC. Modelo DS-5g

65,50 €
- IVA incluido
- Entrega en 7 días

Pesa patrón de 5 g.

Cantidad

Masa calibrada de 5 g. CLASE M1 Certificada ENAC. Modelo DS-5g

Masa calibrada de 5 g. CLASE M1 Certificada ENAC. Modelo DS-5g

Pesa patrón de 5 g.

Acepto la política de privacidad  

  • <p>Envío <strong><span style="color:#ff6600;">GRATIS*</span></strong> a partir de 199 EUR. (ver <a href="/es/tienda/13-gastos-de-envio">condiciones</a>)</p>

    Envío GRATIS* a partir de 199 EUR. (ver condiciones)

Estas pesas deben acompañarse de un certificado de calibración expedido por un laboratorio de calibración acreditado o un instituto nacional de metrología. En el certificado debe constar el valor convencional de masa junto con su incertidumbre expandida y trazabilidad. Debe indicar también el factor (o la probabilidad) de cobertura que se ha utilizado para el cálculo de la incertidumbre expandida.
Según la Organización Internacional de Metrología Legal, OIML, las pesas patrón pueden clasificarse en 7 clases según el grado de exactitud de su valor convencional. 
Para la mayoría de situaciones en el laboratorio clínico, la exactitud de las pesas de clase M1, es suficiente para la calibración de las balanzas.

Las pesas patrón deben limpiarse previamente a su utilización con alcohol y utilizando un material que no desprenda partículas.

Como mínimo las balanzas electrónicas se deberían calibrar una vez al año. 

Como aspecto fundamental la calibración se debe realizar con base a las especificaciones de la OIML.

Estas pesas de clase M1 y certificadas ENAC están calibradas en base a las especificaciones de la OIML

PESAS CLASE M1
Peso
Tolerancia
1 g.
± 1.0
2 g.
± 1.2
5 g.
± 1.5
10 g.
± 2.0
20 g.
± 2.5
50 g.
± 3.0
100 g.
± 5.0
200 g.
± 10.0
500 g.
± 25.0
1 kg.
± 50.0
2 kg.
± 100.0
5 kg.
± 250.0

Pesas de Clase M1 de Acero al Carbono

Pesas de 1 a 10 g., fabricadas en latón

Las aplicaciones legales para el comercio (también llamadas «aprobadas») son aquellas exigidas por ley y normalmente relacionadas con la venta directa al público de productos por peso y en ocasiones por unidades. Entre ellas, la más fácil de entender es el cálculo de precios de venta al público, consistente en la venta de un recipiente que contiene un alimento a un consumidor utilizando el peso neto de dicho alimento multiplicado por un precio por libra o kilogramo. La mayoría de los consumidores compran de esta manera en supermercados, charcuterías, carnicerías y mercados, y la balanza utilizada puede estar colocada sobre un mostrador o integrada en el lector de código de barras de la caja registradora o incluso integrada en una red. En todos estos casos, el modelo de la balanza debe haber sido probado y certificado / aprobado por un laboratorio de análisis y la unidad utilizada ha sido calibrada, probada y sellada por un organismo público.